LEYENDAS DEL FILM EL GRAN DICTADOR DE CHAPLIN

    Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
     

    La película estaba prohibida en Alemania nazi, pero cuentan que Hitler hizo traer la película y la veía frecuentemente.

    Supuestamente, la idea de realizar la película "El Gran Dictador" (1940), le vino a Chaplin cuando se enteró de que Hitler tenía su misma edad, además de parecérsele en complexión y talla. Asimismo, ambos habían superado un origen paupérrimo para alcanzar diversos logros en sus carreras. Además, Chaplin aseguraba que Hitler había copiado el bigote de su personaje Charlot.

    Esto desencadenó otra de las leyendas que rodean a Chaplin pues, aunque la película estaba prohibida en Alemania nazi, cuentan los rumores que Hitler hizo traer la película y la veía cada día que podía e incluso, fue de las pocas posesiones que se llevó el dictador al búnker donde finalmente murió. Al respecto, Chaplin siempre comentó que habría dado lo que fuera por saber cuál fue la opinión del mandatario sobre la película.
    Es la primera película hablada de Charles Chaplin. Siguiendo la línea iniciada con su anterior película, "Tiempos modernos" (1935), una crítica al maquinismo y a la mecanización de la sociedad, Chaplin se enfrenta en esta ocasión a un de los temas más dramáticos y preocupantes de la época, el auge de los regímenes totalitarios y la expansión del fascismo a Europa.
    Más que una crítica al fascismo y a los gobiernos totalitarios, más allá de la parodia-caricatura grotesca que propone de los gobiernos de Adolf Hitler y Benito Mussolini, es un canto a la esperanza, un canto a la democracia, la paz y la libertad. El mensaje del film, claro y contundente, es subrayado por Chaplin en el mítico y soberbio discurso final.
    Prohibida de manera fulminante en Alemania, Hitler ya había prohibido de manera explícita las películas de Chaplin en el año 1937, Italia y todos los países ocupados por estas dos potencias, y tampoco se estrenaría en Brasil, Argentina y Costa Rica, entre otros países. En España, la película permanecería prohibida hasta en el año 1976.
    La verdadera intención de la película la expresó en sus Memorias, publicadas en 1964: "Si hubiera tenido conocimiento de los horrores de los campos de concentración alemanes no habría podido rodar la película: no habría podido burlarme de la demencia homicida de los nazis; no obstante, estaba decidido a ridiculizar su absurda mística en relación con una raza de sangre pura"...

    Suscribete al boletín

    ©2019 ConceptoUno - Todos los derechos reservados.

    Please publish modules in offcanvas position.